Buscar
Portoviejo - 23/08/2014 - Buenas Tardes
Biblioteca Universitaria
La Biblioteca fue abierta al público el mismo día de la inauguración oficial de la Universidad Técnica de Manabí, se inició como un departamento en el único edificio que por ese entonces construyó la Universidad, en donde funcionaban el Rectorado y otras dependencias, estuvo físicamente situada en donde hoy se levanta un monumento a la memoria del Ilustre Ing. Paulo Emilio Macías Sabando. El material de consulta lo conformaban varios libros de temática científica y cultural, así como una generosa donación de publicaciones del Consorcio de Centros Agrícolas de Manabí.

Además, el eminente médico cuencano residente en Bahía de Caráquez, Dr. Alejandro Muñoz Dávila, ilustre por su cultura y que en su momento fuera uno de los más fervientes defensores de la necesidad de una Universidad al servicio de los manabitas, obsequió parte de su valiosa biblioteca particular a nuestra naciente Universidad. Esos libros aún se pueden consultar en la biblioteca central. Para reconocer tan ejemplar decisión, el Honorable Consejo Universitario resolvió que la Biblioteca Central llevase el nombre de tan ilustre filántropo y además, el 25 de junio de 1954 durante un acto solemne, el retrato del Sr. Dr. Muñoz Dávila fue el primero en situarse en la galería de benefactores de nuestra Universidad.

Su primera directora fue la Ing. Holanda Ponce Cañarte, en ese entonces estudiante de Ingeniería Agrícola, con el transcurso del tiempo y el normal incremento de usuarios y acervo bibliográfico, la biblioteca debió ser trasladada a un edificio que perteneció a la estación experimental algodonera y que estaba situado frente al lugar donde funcionaba la agencia del Banco La Previsora.

La segunda directora, doña María Ángela Cedeño García, llegó en un momento crucial en la Universidad, cuando ésta había acumulado prestigio nacional e internacional. Dado lo complejo de la tarea a ella encomendada, no dudó en enfrentar los retos, para lo que incluso viajó varias veces fuera del país en busca de satisfacer sus inquietudes y disponer de la asesoría técnica necesaria para solucionar los problemas más urgentes de nuestra biblioteca.

Debido a que por esa época surgieron varias de las más importantes Escuelas de nuestra Universidad, surgió la crítica necesidad de renovar y ampliar el acervo bibliográfico para satisfacer las nuevas consultas. Buena parte del nuevo material bibliográfico debía ser importado de España y doña María Ángela, como bibliotecaria tomó la decisión del tipo de material a adquirirse.

Un día del año 1974, el techo del edificio de la biblioteca cedió, motivando que las autoridades de entonces decidan su traslado a una amplia área que se adaptó para el efecto en la planta baja del entonces flamante edificio de la Facultad de Ciencias Matemáticas, Físicas y Químicas. Con algunas importantes modificaciones, esta área sigue siendo la sede de la Biblioteca Central.

Cabe mencionar la incansable labor a favor del gremio de los bibliotecarios, tanto a nivel local como nacional, y también sus esfuerzos para que la biblioteca se conecte a las bases de datos en línea. Así, pese a los graves problemas de conectividad que desde entonces aquejan a nuestra ciudad, suyo es el mérito de que la biblioteca haya sido primera en la provincia en conectarse al Internet.

En 1999, con motivo del fallecimiento de doña María Ángela, asume la dirección quien venía desempeñándose como asistente general, doña Mercedes Plúa Vélez. Para entonces es evidente que el imparable crecimiento del caudal bibliográfico de la biblioteca, que ya supera los 22000 registros, trae aparejado consigo el efecto inevitable de que el material bibliográfico es cada vez más difícil de clasificar, catalogar, indizar y archivar. Esto hace necesario el uso de procedimientos informáticos y ayudas electrónicas en la muy necesaria tarea de automatizar paulatinamente, todo el tratamiento que se le da al material bibliográfico. Esto implica algo más que el uso de equipo informático, pues se trata de que el personal no sólo disponga de las herramientas sino de saber aprovecharlas. Es por eso que en estos últimos años se ha dado en este departamento total apertura para que el personal se capacite en las áreas de informática, idiomas, procesamientos bibliográficos, relaciones públicas, etc.

Con el transcurso de los años, la biblioteca ha pasado de ser un prestamista de libros a los universitarios, a un lugar en donde alumnos, profesores, investigadores, estudiantes de nivel medio, escolares y público en general requieren servicios de asesoría en sus consultas y bases de datos, por lo que la variedad de servicios que presta, aunado al muy variado universo de usuarios que atiende, han puesto a prueba la infraestructura de la biblioteca, originalmente diseñada para un menor flujo de clientela. Por lo tanto, en los últimos años la biblioteca central emprendió un programa de mejoras, adecuaciones y ampliación de su cobertura de servicio.
- Inicio - Contáctenos - Mapa del Sitio - Sugerencias - Acerca de -
Dirección: Av. Urbina y Che Guevara - Portoviejo - Manabí - Ecuador; Teléfonos: (593-05) 2632677 - 2632692; Fax: (593-05) 2651569; e-mail: webmaster@utm.edu.ec
© Todos los Derechos Reservados Universidad Técnica de Manabí 2010 - Departamento de Desarrollo de Software